photo mandela.jpg

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo

– Nelson Mandela

La Educación para el Desarrollo Sostenible es buena para la sociedad

La Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) inspira a emprender acciones sostenibles y crear más.

En una revisión de la Universidad de Stanford de los 119 estudios de revisados por pares publicados durante un periodo de 20 años, se encontró que la educación ambiental reporta comportamientos ambientales mejorados en el 83% de los estudios. También, se ha mostrado que la EDS incrementa las aptitudes para la vida y valores en los estudiantes, conduciendo a un mayor compromiso cívico, comportamientos ambientales positivos, sociedades pacíficas, y mayor motivación para resolver problemas ambientales y comunitarios. La EDS promueve discusiones que pueden moldear las futuras habilidades de los estudiantes para participar en la comunidad y la política, así como también sus futuras habilidades para resolver conflictos en el lugar de trabajo. Aprueba el compromiso y las asociaciones comunitarias, lo cual brinda a las escuelas experiencia, mentoría, financiamiento, equipo y proyectos escolares sostenibles que pueden durar por décadas.

102925192_2595043287418128_6762416421964

La Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) es bueno para el aprendizaje.

102941115_301630307897010_42515431151324

La Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) transforma los entornos de aprendizaje, mejora el rendimiento de los estudiantes y potencia las habilidades de pensamiento crítico, creatividad, la ciudadanía digital, habilidades de STEM, resolución de problemas y habilidades del siglo XXI.

Nuestra revisión bibliográfica de más de 14 estudios integrales vincula la EDS con logros académicos positivos, y la revisión de 119 estudios revisados por pares de Stanford encontró que el 90% notó un aumento en las habilidades de los estudiantes y el 86% observó cambios positivos en los estudiantes.

Adicionalmente, el Plan de Estudios de EDS mejora las habilidades socio-emocionales y las aptitudes sociales, incluyendo autoestima, autonomía, desarrollo del carácter, madurez, empoderamiento, comunicación verbal, liderazgo y colaboración. Adoptar espacios verdes en las escuelas afecta la memoria y la cognición, y crear un ambiente abierto para interacción social positiva construye un clima social saludable, que en última instancia conduce a un mejor bienestar mental y físico para los estudiantes.